Viernes, 22 Octubre 2021

El Gobierno desplegó cuatro programas para su inserción laboral

Publicado el Jueves, 16 Septiembre 2021 12:23 Escrito por Valentina Castro

Potenciar Trabajo, Te Sumo, Argentina Programa y Progresar Trabajo despertaron gran interés entre los jóvenes de 18 a 24 años.

Los jóvenes se enfrentan a un panorama desalentador a la hora de buscar sus primeros trabajos, atrapados en un loop de empleos informales, changas o directamente, el desempleo. Ante esta situación, agravada por la pandemia, el Gobierno utilizó diferentes herramientas para impulsar el empleo joven, como subsidios, programas de capacitación e inclusión laboral. Esos programas son el Potenciar Trabajo, Te Sumo, Progresar Trabajo y Argentina Programa.

Los jóvenes no sólo no pudieron salir a trabajar sino que también vieron perjudicada su formación e ingreso al mercado laboral. “En las personas entre 18 y 24 años tenemos un registro de desempleo del 30,7 por ciento. Entre las mujeres es peor, del 36,9 por ciento, contra el 26,7 entre los varones. El problema es, entonces, no tanto de gente que pierde el trabajo, sino de los jóvenes que no pueden insertarse y conseguir su primer empleo”, aseguró el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, cuando presentó el Te Sumo a principios de agosto. Es plan incluye la oferta de puestos de trabajo en pequeñas y medianas empresas, subsidios para emprendimientos, capacitación y adquisición de materiales de tecnología y conectividad.

Potenciar trabajo

El plan Potenciar Trabajo, lanzado en 2020, surgió de la unificación de los programas Hacemos Futuro y Proyectos Productivos Comunitarios. El programa del Ministerio de Desarrollo Social paga la mitad de un salario mínimo a los trabajadores. Actualmente, como continuidad del IFE, el plan Potenciar Trabajo recibió un fuerte impulso y está resultando ser un sostén para los y las jóvenes. Si bien está dirigido a mayores de 18 años y menores de 64, los jóvenes parecen ser los que más uso hacen del mismo. “El Potenciar Trabajo está teniendo más impacto en la franja de jóvenes porque del 1,1 millón de trabajadores y trabajadoras que lo perciben, más del 40 por ciento son jóvenes de entre 18 y 29 años. Es decir, el programa funciona como un sostén de inclusión socio-laboral del sector etario más afectado en la última década por la informalidad y la desocupación”, explican desde Desarrollo Social.

Wendy tiene 19 años y es coordinadora de Maleza, una cooperativa de mujeres que se dedica a la producción de cosmética natural, productos como jabones, cremas y shampoos. Maleza nació a fines de 2017 en la Villa 20 y actualmente está compuesta por 44 trabajadoras que viven en Lugano o en barrios aledaños. Wendy cuenta como son sus días en la cooperativa y lo que le permitió el Potenciar Trabajo: “Yo egresé de una escuela técnica química el año pasado. El trabajo en la cooperativa me permite desarrollarme profesionalmente, adquirir conocimientos sobre cosmética natural y también aportar a la cooperativa con los conocimientos que tengo como técnica química. Puedo seguir trabajando y estudiando a la vez gracias a Maleza y al Potenciar Trabajo. Nosotros hoy tenemos la oportunidad de aprender, estudiar y disfrutar de un trabajo que a nosotras nos gusta. Con el Potenciar Trabajo puedo ayudar económicamente a mi familia y seguir estudiando”.

Letsy coordina junto con Wendy y otras 6 mujeres la cooperativa Maleza. Ella tiene 22 años y cuenta que "acá todas recibimos el salario del Potenciar Trabajo, el cual nos permite llevar comida a nuestras casas. Este es un derecho que tenemos todos y todas, trabajar en un lugar ameno y confortable dónde nos podemos desarrollar profesionalmente”.

Pymes y el primer trabajo

El programa Te Sumo está dirigido por los Ministerios de Trabajo y Desarrollo Productivo, los cuales buscan fomentar la inserción laboral de jóvenes de 18 a 24 años en Pymes, una iniciativa que, hasta el momento, lleva inscriptos a 16.629 jóvenes y 685 empresas. Te Sumo da la posibilidad de entrar al mercado laboral acompañado de una capacitación, ya que los programas para pymes suponen unos meses de formación conjunta con trabajo y, luego, la contratación plena. El Estado cubre la mayor parte del salario durante 9 meses y, además, durante todo el primer año la empresa recibe Aportes No Reembolsables para sostener la contratación y reducciones en las contribuciones patronales, según el género del postulante. La disminución es del 90 por ciento en las contribuciones patronales por cada trabajador varón y llega al 95 por ciento en el caso de contrataciones de mujeres y personas no binarias (sin necesidad de haber hecho cambio de DNI o registro).

“Nosotros nos inscribimos apenas fue lanzado el programa, nos interesaba el plan de empleo. El trámite de inscripción fue facilísimo, llenamos el formulario y a partir del tipo de empresa se atribuyen una serie de beneficios. El gobierno se hace cargo de una parte del salario, hasta el 70 por ciento, dependiendo del tamaño de la empresa. En el portal empresa, que es donde se realiza la inscripción, aparece todo. Ahí se inscribe a la empresa, se publica la búsqueda y se ve la oferta”, explicó Roberto Villaruel, director del Centro universitario de idiomas (CUI).

Argentina Programa

El Plan Argentina Programa es una capacitación en programación gratuita y virtual organizada por el Ministerio de Desarrollo Productivo. Es un plan de formación de programadores y programadoras que brinda oportunidades para que accedan de manera igualitaria en las mismas condiciones a los empleos del futuro que hoy son demandados por el sector del software. El programa fue lanzado en noviembre de 2020, tuvo 65.000 inscriptos, de los cuales más de 4000 accedieron a las vacantes para estudiantes sin conocimientos previos en programación, con un criterio de perspectiva de género y de alcance federal. De estos jóvenes, hay 1403 participantes que aprobaron la cursada. En la segunda edición del programa, que se inició el 7 de septiembre, se anotaron 124.230 personas.

La capacitación, virtual y asincrónica, consta de dos etapas. En la primera, SéProgramar, los estudiantes aprenden los fundamentos básicos para programar y el lenguaje básico. En la segunda, YoProgramo, más de 700 personas están capacitándose para adquirir habilidades y herramientas para convertirse en programador avanzado. De este total, ya se otorgaron 322 tarjetas del Banco Nación, cada una con 100.000 pesos de subsidio para adquirir computadoras y, además, un estímulo del Enacom que otorgará tarjetas para conexión gratuita a internet. Quienes aprueben el examen final recibirán un certificado de conocimientos básicos en programación avalado por el Ministerio de Desarrollo Productivo y la Cámara Argentina de la Industria del Software (CESSI).

César tiene 29 años y es uno de los tantos jóvenes que se inscribieron el año pasado en Argentina Programa. En agosto se contactaron con él para empezar la capacitación. Desde el barrio de Paternal, César cuenta que se enteró del programa por un amigo y que ya venían pensando en aprender sobre programación, ya que para él ”ese es el futuro, todo va a pasar cada vez más por la tecnología. En ese rubro hay más oferta, ambos queríamos poder acceder a esa salida laboral”. Y agrega que “la capacitación es virtual y súper didáctica porque vas haciendo ejercicios. Tiene una lógica de ir descubriendo, probando, muy atravesado por la experiencia. Eso es lo que lo hace dinámico y entretenido porque en algún punto es como un juego en el que te van planteando desafíos que tenés que ir resolviendo”.

En Argentina, el 90 por ciento de los empleos requieren que los trabajadores cuenten con habilidades digitales. El desarrollo de software es una de las ramas que más crece en materia de generación de empleo. En 2019 la industria de la economía del conocimiento generó exportaciones por 6.037 millones de dólares. Es el tercer polo exportador del país, detrás de los complejos sojero y automotriz. Emplea de manera directa e indirecta unas 450 mil personas y tiene la capacidad de sumar 100 mil puestos de trabajo más.

Formación profesional

Con nuevo financiamiento proveniente del aporte extraordinario de grandes fortunas,  el Ministerio de Educación relanzó las becas Progresar Trabajo. Son parte de un plan más amplio, que incluye las becas Progresar, Progresar Obligatorio, Progresar Enfermería, Progresar Superior que están destinadas a fortalecer las trayectorias educativas de los y las jóvenes que quieran formarse profesionalmente, finalizar su educación obligatoria o estén estudiando una carrera del nivel superior. Hasta el momento hay 90.000 inscriptos y se otorgaron 905.552 becas de todas las líneas. 

Progresar Trabajo está destinado a jóvenes de entre 18 y 24 años, argentinas y argentinos nativas/os o por opción o con residencia legal en el país no inferior a 2 años. El objetivo es, a partir de los cursos que ofrece, preparar, actualizar y desarrollar las capacidades de las personas para el trabajo, cualquiera sea su situación educativa inicial.

Pamela, del partido de Esteban Echeverría, es beneficiaria del Progresar Trabajo. Se quedó sin empleo y no podía seguir pagando la tecnicatura que realizaba. Se enteró de los cursos gratuitos del Centro de Formación buscando por internet: "Esperé la fecha de inscripción que fue en marzo y me inscribí. Como hay que pasar un proceso de evaluación, me aprobaron la beca en el mes de agosto". Para poder acceder a la beca mensualmente, los beneficiarios deben "tener el 75 por ciento de asistencia a clase, aprobar el curso o trayecto que esté realizando con promedio mínimo de 7", cuenta Pamela.

En 2021 se incrementó el presupuesto de las becas en más del 170 por ciento, el valor de las cuotas creció hasta un 174 por ciento y se extendieron los pagos a 12 por año, cuando la gestión de Mauricio Macri los había reducido a 10 pagos por año. A la hora de otorgar las becas se contemplan los ingresos de la persona, no los de su grupo familiar, lo cual aumenta la tasa de aprobados en la evaluación socioeconómica realizada por Anses. Por ende, la ayuda que recibe cada beneficiario ascendió a 3.600 pesos por mes y desde septiembre se aprobó un agregado de 1000 pesos incorporados en concepto de adicional por conectividad. Es así como hoy la beca es de 4600 pesos.

"El plan me sirve para aprender un oficio, acompañado de la ayuda para poder comprar insumos relacionados a lo que estudio: telas, hilos, aguja, elásticos, entre otras cosas, para realizar las muestras de lo aprendido en las clases y así puedan corregirme y evaluarme. Además, me da la posibilidad de tener más oportunidades de conseguir trabajo o para emprender en el rubro textil, es mi idea y sueño, que espero poder iniciar muy pronto", se ilusiona Pamela.

Visto 460 veces Modificado por última vez en Jueves, 23 Septiembre 2021 18:27

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.