Viernes, 22 Octubre 2021

¿La idea que corrompe al mundo?

Publicado el Viernes, 24 Septiembre 2021 20:31 Escrito por Julian Ballen
El comportamiento humano en su propia naturaleza nos lleva a entender que su amplitud es realmente compleja, pues se ve afectada por diferentes condiciones a lo largo de su proceso de cambio para llegar a la estructura que tiene hoy en día. Por lo que se debe aceptar que su filogénesis, la cual es el proceso evolutivo de formación a través del tiempo, ha cambiado radicalmente las ideas en el hombre que causan su comportamiento, de acuerdo al contexto biológico, social, cultural, ambiental y económico en el que el individuo se desarrolle. 
En este artículo escrito originalmente para la revista digital Bloghemia, Julian Ballen -Magíster en Pensamiento Estratégico y de gestión - analiza desde una perspectiva histórica, la concepción de la idea del éxito del hombre moderno.
Podemos llamar a lo anterior, materialismo dialéctico, término que declara el entendimiento del mundo en virtud de su naturaleza material, acuñado por Gueorgui Plejánov de la obra original de Karl Marx y Friedrich Engels. Esto quiere decir que las condiciones en las que una persona crece afectan de manera directa la forma de su pensamiento. Así pues, a lo largo de la historia, la percepción del éxito en el ser humano ha cambiado drásticamente de una época a otra, de una cultura a otra y de un continente a otro. Pasando por el hombre primitivo con una percepción de éxito basada en la supervivencia, en la que los más fuertes, atléticos, resistentes y con mejores habilidades para la caza y la recolección se consideraban individuos exitosos. Una vez se halló comodidad con relación a la cantidad de alimento que se podía producir con la cosecha del maíz, las poblaciones nómadas empezaron a migrar a un estilo de vida sedentario, surgiendo la necesidad de desarrollar habilidades técnicas para optimizar el proceso de siembra, recolección y tratamiento de la tierra, obteniendo así, mejores cosechas. Esto permitió a los individuos que no gozaban de fortaleza física aportar a su comunidad de manera valiosa, produciendo el nacimiento de una nueva forma intersubjetiva de entender el éxito, esto sumado a la especialización de bienes o servicios que adoptaron algunas tribus al pasar de los años gracias al sistema de intercambio, la idea de éxito se orientaba entonces, hacia los hombres y mujeres que pudiera hacer que más humanos cooperaran para un objetivo en común. Fue entonces cuando se empezó a buscar por cualquier medio la acumulación de más tierras y personas en el dominio hegemónico de un solo hombre, con la idea de ser más exitoso, pues en muchos casos se pensaba que eran elegidos de los dioses o tenían la misión de llevar un conjunto de creencias alrededor del mundo, dando nacimiento a los imperios. 
Ese pensamiento (que viene desde el hombre primitivo y que ha evolucionado en el tiempo a través de los imperios en todo el mundo) de sentirse exitoso solamente si se presume una condición de superioridad ante los iguales de la misma especie, persiste en la actualidad y se adhiere con tal fuerza a las mentes humanas, que se establece casi como un principio moral que la sociedad instaura de manera sistemática en la estructura cognitiva desde la temprana edad, causando que el hombre adulto busque desesperadamente (para el caso de occidente) la acumulación de riqueza y poder, excediendo por mucho sus necesidades reales de supervivencia y comodidad, en un sentido hedonista en el que jamás va a lograr acumular lo suficiente, pues solamente tendrá dosis como una droga de pequeños momentos de satisfacción, que cada vez serán menos frecuentes y que como toda droga en el nivel progresivo, ha de necesitar dosis más altas para causar un efecto en el usuario.
Por esta razón considero que todo el sistema político y administrativo de la sociedad actual se torna corrupto para satisfacer una necesidad implantada a través de generaciones del poder y la riqueza como medida del éxito. Y como en todo adoctrinamiento se abandona la voluntad generada desde la propia observación y se persigue el imposible de llenar un sentimiento de vacío en el corazón de las personas con monedas.
Si bien el éxito puede tener muchas definiciones literarias y socialmente aceptadas, la verdad es que cada individuo ve su realidad desde una perspectiva única y debe buscar vivir de tal forma que pueda mirar hacia atrás sin vergüenza y hacia sí mismo en tiempo presente con orgullo. 
Refiriéndome específicamente a las personas que buscan llenar su sed de Yo, con la afirmación de otros. Tal vez si encontraran en la auto-contemplación su propia identidad de pensamiento, sólo tal vez, el mundo sería un lugar mejor.
Bibliografía:
Engels, F. (1925). Dialéctica de la naturaleza.  Se compuso sobre una serie de anotaciones escritas entre 1873 y 1883 sobre las ideas marxistas (particularmente del materialismo dialéctico).
Visto 426 veces Modificado por última vez en Viernes, 24 Septiembre 2021 20:49

Medios

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.