Jueves, 19 Mayo 2022

Los padres de un adolescente trans escribieron un libro para fomentar el amor al propio cuerpo

Publicado el Lunes, 09 Mayo 2022 20:06 Escrito por

Con el propósito de reafirmar que "nada está de más o de menos" en su anatomía, el libro "Valentín" hilvana palabras prestadas por su mamá Carola, con los dibujos de su papá Sebastián que lo muestran en distintas situaciones.


La madre y el padre de un adolescente trans cordobés de 15 años decidieron darle forma de libro a sus esfuerzos por inculcarle "el amor al propio cuerpo" a su hijo Valentín, que el año pasado "les contó su sentir" y al que hoy quieren poner al resguardo de las imposiciones del binarismo de género. El propósito: reafirmar en letra de molde que "nada está de más o de menos" en su anatomía.

"Me nombré en una maravillosa posibilidad de creación. Soy Valentín. El fuego de mi corazón así me lo dijo. Este sentir me acompaña desde que soy muy pequeño (...) Con el tiempo me integré en este ser que soy hoy", comienza el libro que escribió Carola Reynoso e ilustró Sebastián Pairone. Tuvo la supervisión y visto bueno del hijo de ambos, de cuya experiencia de vida se ocupa el texto en primera persona.

"Tengo vulva, clítoris, útero, mamas y menstrúo. Ese es mi cuerpo y es extraordinario porque es el que me convida la magia de estar vivo", prosigue el relato publicado de manera autogestiva y que fue presentado en abril, en el marco de un evento organizado por Disidencias Unquillo y la biblioteca Sarmiento de esta localidad cordobesa, sede del evento.

"Me nombré en una maravillosa posibilidad de creación. Soy Valentín. El fuego de mi corazón así me lo dijo. Este sentir me acompaña desde que soy muy pequeño"Valentín


"Tal vez algún día quiera transformarlo. Voy a decidirlo con mi alma y no porque ser varón tenga una determinada forma", prosigue.

A lo largo de sus 12 páginas, el libro "Valentín" hilvana palabras prestadas por su mamá Carola, con los dibujos de papá Sebastián que lo muestran en distintas situaciones: de pequeño hamacándose con las estrellas de fondo o jugando con la mascota de la casa; de más grande, con su cabello muy corto y un arito en la nariz".

El cuento naci desde ah del convidarle el amor a su propio cuerpo de la necesidad de decir que no le hace falta que tenga barba o que tenga otra voz Foto Irma Montiel
"El cuento nació desde ahí, del convidarle el amor a su propio cuerpo, de la necesidad de decir que no le hace falta que tenga barba o que tenga otra voz" / Foto: Irma Montiel.


A 10 años de la sanción de la Ley de Identidad de Género Nº 26.743, que reconoció el derecho a la identidad de género autopercibida, Valentín está cursando el quinto año en una escuela secundaria de Salsipuedes, de novio con una chica y en proceso de obtener su nuevo DNI.

"Valentín hace un año que nos compartió su sentir, y desde entonces viene siendo un proceso muy hermoso desde distintas aristas: en lo personal, por haber podido empezar a expresar quien siente ser, y también en lo social vincular porque ha habido mucho respeto y aceptación no solo por parte de la familia toda, sino también en la escuela y el grupo de amigues", dice a Télam, Reynoso, quien es historiadora y docente.

"Siento que se sabe muy poco y así es muy difícil saber cómo tratar a una persona trans, qué cosas está bueno que preguntes y que no, para no hacer sentir mal a alguien o decir algo que incomode"Valentín


De la institución educativa a la que asiste Valentín, Carola destaca "la amorosidad de los docentes" y la "buena predisposición de la institución" donde hace unos años "ya egresó un chico trans que fue quien abrió caminos"; aunque "tuvimos un 2021 de mucha charla hasta que terminamos el año con la libreta con el nombre de Valentín", señal de que "todavía hay ciertas reticencias" desde lo burocrático.

"Yo valoro que todavía no ha vivido una situación (discriminatoria) ni en un hospital ni en la escuela, ni en otros espacios como el club porque una de las primeras preocupaciones fue qué iba a pasar cuando nos encontráramos con el rechazo o la burla", reflexiona.

Valentín, en tanto, confirma a Télam que "nunca nadie me dijo algo transfóbico ni tuve una experiencia así", aunque sí lo hacen sentir mal, "esas situaciones en las que no se respetan mis pronombres o se confunden".

"Siento que se sabe muy poco y así es muy difícil saber cómo tratar a una persona trans, qué cosas está bueno que preguntes y que no, para no hacer sentir mal a alguien o decir algo que incomode", agrega.

Valentn plante que es necesario que la escuela incorpore mucho ms los contenidos de la educacin sexual integral Foto Irma Montiel
Valentín planteó que es necesario que la escuela incorpore mucho más los contenidos de la educación sexual integral / Foto: Irma Montiel.


En ese sentido, plantea que es necesario que la escuela incorpore mucho más los contenidos de la educación sexual integral (ESI), especialmente en lo que respecta a las personas trans. "Siempre -continua- se aborda desde el binarismo y desde las personas cis, un montón de temas como la menstruación y si sos una persona trans, medio que te sentís excluido".

De hecho, el libro "Valentín" se mete los cambios corporales propios de la adolescencia y la importancia de aceptar el propio cuerpo, aún en el caso que no encaje en el binarismo de género -que indica que las mujeres tienen vulva, senos y menstrúan, los varones tienen pene y testículos, no tienen senos y no menstrúan- o en la corporalidad hegemónica.

"Nosotros desde la familia le venimos repitiendo mucho a Valen que él ya es Valen, que no hay un horizonte a donde tiene que llegar y, en todo caso, el camino (de transformación) que vaya a recorrer con su cuerpo tiene que ser una elección genuina desde el propio deseo", destaca la mamà.

"El cuento nació desde ahí, del convidarle el amor a su propio cuerpo, de la necesidad de decir que no le hace falta que tenga barba o que tenga otra voz, que no está mal hormonizarse -y si Valen lo decide lo vamos a acompañar- pero que no surja desde la imposición de cómo tiene que ser su cuerpo sino de pensar y repensar la relación con él", añade.

A todas estas reflexiones en familia, Carola le fue dando forma de texto porque "yo tengo la manía de escribir" y sobre este tema puntual le nació escribir un cuento, que luego le propuso ilustrar al padre de Valen.

Foto Irma Montiel
Foto: Irma Montiel.


"Valen no participó del cuento pero por supuesto que le dio el 'ok' a todo, le propusimos que hiciera cambios o la posibilidad de que no saliera a la luz pero estuvo de acuerdo que se difundiera así y es muy increíble lo que se está generando", relata.

Es que el libro "no sólo ha sido hermosamente recibido en familias que están en el mismo proceso o espacios que acompañan", sino en otros hogares "que nos han agradecido por este material que introdujo el tema en sus casas" y en escuelas que quieren hacer del texto el eje de talleres docentes.

"Feliz de dibujar a mi hijo y acompañar este proceso. Celebro esa libertad, su decisión y su valentía de pararse en esta sociedad y decir 'yo soy éste' "Sebastián Pairone, papá de Valentín


Para Sebastián, "fue una experiencia muy movilizante" ilustrar el texto porque implicó "apelar a momentos, a recuerdos de su niñez", para retratar al final "al Valentín actual, que se manifiesta plenamente como es".

"La propuesta de Carola que me pareció desde el primer momento muy alucinante, muy conmovedora y lo hice con mucho entusiasmo y cargándole muchos colores porque quería hacer algo muy alegre, luminoso, como es Valentín y como son los adolescentes", agrega

Tanto le gustó la experiencia que "me encantaría que venga un Valentín 2 y por qué no el 3".

"Feliz de dibujar a mi hijo y acompañar este proceso. Celebro esa libertad, su decisión y su valentía -como su nombre lo dice- de pararse en esta sociedad y decir 'yo soy éste, acá estamos y vamos para adelante'", concluye.

Visto 72 veces

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.