Domingo, 25 Julio 2021

Descendemos de los barcos

Publicado el Viernes, 11 Junio 2021 11:44 Escrito por Esmeralda Roco

Que una frase ingeniosa producto de una broma entre intelectuales haya devenido cliché, hasta el punto de ser apropiada y aggiornada por una rockstar argenta, de la que Alberto Fernández, es admirador confeso, tanto que se permite citarlo en sus palabras de bienvenida al Jefe del gobierno español, ceremonia que fue transmitida en directo por la televisión, esas palabras (que buscaban congraciarse con el mandatario hispano) tuvieron el efecto del estallido de una granada, cuyas esquirlas se incrustaron en las carnes de la teleaudiencia, abriendo viejas heridas, por donde supuran la ignorancia, el prejuicio, el resentimiento y el oportunismo político.

A miles de telespectadores les recordó la frase que Macri, perpetró frente al rey Felipe, cuando hizo mención a la angustia que debieron sentir los independentistas al sacudirse el yugo español. Muchos, se sintieron ofendidos por lo que consideraron una negación de la existencia de los pueblos originarios diezmados en su época por el fuego de los conquistadores y por las pestes traídas de Europa.

Otros, lamentan que todavía no haya políticas serias que reconozcan, reivindiquen y se les restituyan derechos a los descendientes de aquello pueblos que echamos a los confines de la patria.

Hay quienes lamentan la omisión de aquellos pueblos originarios de África, trasplantados a la fuerza en este continente y que sólo se considere a las corrientes migratorias impulsadas por las políticas de los gobiernos liberales, que deseaban poblar nuestras pampas de mano de obra laboriosa, porque ya se sabe que al “gaucho”, al criollo, no le gusta “agarrar la pala”.

La idea del gaucho vago, como aquella otra que dice, que los argentino descendemos de los barcos, son construcciones conceptuales que el liberalismo burgués afincado en el puerto y en la pampa húmeda pensó, escribió e instaló fuertemente en el imaginario de los argentinos.

En este breve texto, me gustaría señalar dos cosas, la primera es que el revuelo armado por los dichos de Alberto Fernández, habilita un debate, a nivel masivo, de una problemática que sólo se trata en los claustros universitarios o en encuentros internacionales de intelectuales y la segunda que el presidente necesita urgentemente un asesor que le aconseje cuándo, qué y cómo comunicar información para una comunidad diversa y fragilizada por la pandemia y los discursos de odio que disemina una oposición bizarra y criminal.

Visto 283 veces Modificado por última vez en Viernes, 11 Junio 2021 12:48

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.