Jueves, 23 Septiembre 2021

A 30 km/h: Mitos y Realidades

Publicado el Martes, 24 Agosto 2021 11:17 Escrito por

La reducción de la velocidad a 30 km/h genera aceptaciones y rechazos.

Sin embargo se ha demostrado que las calles con límites bajos de velocidad reducen los riesgos de accidentes graves y Salvan Vidas. 

No obstante existen mitos populares que podemos analizar.... 

Mito: Limitar la velocidad a 30 km/h no supone una diferencia

Realidad: Las calles con límites de velocidad bajos salvan vidas

La evidencia obtenida en todo el mundo demuestra que las calles con límites de velocidad bajos reducen el riesgo de sufrir lesiones graves y salvan vidas. En Tanzania, el programa SARSAI de AMEND ha demostrado reducir las lesiones asociadas al tránsito hasta en un 26% y, en la actualidad, la iniciativa se ha extendido a 50 zonas escolares de alto riesgo en 9 países. En Toronto (Canadá), el número de siniestros de tránsito descendió un 28% desde que el límite de velocidad pasó de 40 a 30 km/h en 2015, lo cual dio lugar a una reducción de dos tercios en el número de lesiones graves y mortales. En Bogotá (Colombia), la implantación de zonas limitadas a 30 km/h se incluyó en el paquete de medidas del Plan de Gestión de la Velocidad y se logró un descenso del 32% en la mortalidad asociada a los siniestros de tránsito. Un estudio llevado a cabo en Londres demostró que la existencia de límites de velocidad más bajos (en este caso, las zonas limitadas a 20 mph) estaba relacionada con la reducción del 42% en el número de siniestros con víctimas, mientras que en Bristol la introducción del límite de 20 mph se asoció a un descenso del 63% en las lesiones mortales entre 2008 y 2016.

Otros estudios sugieren que con cada disminución de la velocidad de 1 mph en las vías urbanas se puede lograr un descenso del número de víctimas de hasta un 6%.  En líneas generales, la OMS ha concluido que un aumento de la velocidad promedio de 1 km/h da lugar a un aumento del 3% en el riesgo de sufrir un siniestro y un aumento de entre un 4% y un 5% en la cifra de fallecidos.

Ante un impacto a velocidades superiores a los 30 km/h, el riesgo de morir de un peatón aumenta considerablemente y ese aumento es incluso mayor en el caso de los jóvenes y los ancianos. En la distancia en que un automóvil que circula a 30 km/h se detiene, otro que circula a 50 km/h sigue avanzando. Por último, circular a más velocidad hace que la visión periférica de los conductores se estreche y su tiempo de reacción se vea afectado.

Visto 347 veces
Más en esta categoría: Al maestro con cariño

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.