Jueves, 23 Septiembre 2021

Cómo levantar la voz por las afganas sin tapar su propia voz.

Publicado el Viernes, 27 Agosto 2021 11:23 Escrito por

#Todas somos afganas, el hashtag de la polémica

#TodasSomosAfganas decía el hashtag que desde la toma del poder de los talibanes en Afganistán circuló en las redes sociales y se tipeó desde teléfonos y escritorios que nada tienen de afganos. El debate se abrió enseguida: ¿Cuáles son las acciones posibles y las estrategias para mantener la alerta solidaria sin hacer apropiación cultural? ¿cómo levantar la voz sin tapar la voz de las afganas que ahora mismo están luchando por su libertad? La historiadora feminista chilena Hillary Hiner, plantea un ejercicio autocrítico sobre los discursos y las prácticas feministas de la región.

Casi desde el minuto uno del 15 de agosto, cuando los talibán volvieron a tomar la ciudad de Kabul y los medios hegemónicos del mundo occidental pusieron el foco en quienes definieron como “las principales víctimas”, es decir mujeres, niñas y niños de Afganistán, las redes sociales, los grupos de whatsapp y un mar de colectivos activistas, propios y extraños, comenzaron a prepear sobre el rol que deberían asumir “las feministas”, en la defensa o el salvataje de las mujeres afganas. Como si se tratara de una carroza denunciadora y justiciera, lanzada allí donde apunta el índice de los discursos homogeneizantes y colonialistas. Homogeneizantes, porque todas no somos afganas, como le pifia el hashtag reproductor de dinámicas patriarcales, que invisibilizan las diferencias. 

“Justamente, mostrar esas diferencias y denunciarlas es lo que nos permite enfrentarlas”, dicen las mujeres migrantes de Warmipura, en Chile, a propósito de las violencias del fundamentalismo que se derrama sobre las afganas. Uno de los objetivos del Feminismo Islámico es crear lazos y ser reconocido como interlocutor válido por otros feminismos, exponen investigadoras como Vanessa Rivera de la Fuente y Mayra Valcarcel. Y al mismo tiempo, es preciso involucrarse en la construcción colectiva de una solidaridad feminista internacional, que implique amistad política transfronteriza, decolonial, antirracista, antiextractivista e inclusiva.

¿Cómo se establecen entonces redes de apoyo y colaboración para visibilizar y canalizar ayudas con las mujeres afganas que hoy ven amenazadas sus libertades e incluso sus vidas, sin reproducir arrogancias que puedan llevar a pensarse como feministas liberadas que deben ir al rescate de otras mujeres oprimidas?, se pregunta la historiadora feminista chilena, docente e investigadora Hillary Hiner, junto con sus compañeras, la psicóloga social Lelya Troncoso y la académica e investigadora en educación superior Ana Luisa Muñoz, en el texto coral “No necesitamos ser afganas para solidarizar”, una reflexión crítica y amorosa que invita a “problematizar los modos de nuestra solidaridad feminista, evitando universalismos y la reproducción de otras lógicas de dominación”.

 “Debemos romper con narrativas e historias hegemónicas, para construir alianzas feministas desde el reconocimiento de las diferencias y dinámicas de poder -sostienen las autoras-, sin reproducir imaginarios salvacionistas y representaciones de otras mujeres como víctimas pasivas sin agencia y la posibilidad de resistencia.”

Un enorme punto de partida es dejar de verlas como víctimas pasivas sin posibilidad de resistencia, y poder poner en el centro sus voces y su capacidad de proponer soluciones para sí.  Esta operación ocurre en nuestros propios países, cuando miramos con los mismos lentes a mujeres de barrios populares, de pueblos originarios y a las afrodescendientes. Y cómo las miramos en esta autopercepción de ser superiores. En el fondo, se trata de cómo rompemos con jerarquías raciales que son racistas, que tienen que ver también con el tipo de instrucción que recibimos y con esta idea de “yo que soy feminista puedo salvar a estas otras, que no tienen las herramientas para hacerlo”. Evidentemente, esa salvación es sumamente problemática, racista, colonial e imperialista. No son los feminismos que imaginamos ni los que queremos.

Visto 269 veces

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.