Miércoles, 21 Febrero 2024

Raphael, cantante español y una voz privilegiada y popular de la canción romántica desde hace más de seis décadas, llegará en marzo a Buenos Aires para mostrar su nuevo espectáculo "Victoria" y dejar de manifiesto que ese repertorio tradicional, según pondera, "tiene letras maravillosas, tiene garra y tiene músicos de verdad".

"Pareciera que esas canciones de las nuestras no están tan en boca de todo el mundo, pero cuando alguien tiene que dar la cara bien, recurre a ellas porque las canciones de ahora tienen un ritmo espectacular pero en realidad no quieren decir nada", formula Raphael durante una entrevista con Télam.

El actor y vocalista nacido hace 80 años en Linares pero radicado desde pequeño en Madrid, ciudad desde donde dialogó con esta agencia, goza de un presente de reconocimiento y masividad cuya muestra palpable es la gira "Victoria" que pasea por escenarios iberoamericanos.

El espectáculo en el que interpreta más de 30 canciones (entre las propias del álbum escrito y producido por Pablo López que da nombre al tour como "De tanta gente", "Para seguir en pie" y "A punto de besarte" y otros éxitos atemporales del impacto de "Mi gran noche", "Yo soy aquel" y "Como yo te amo", por nombrar unos pocos), arribará el 7 de marzo al Movistar Arena porteño.

Allí el artista nacido como Miguel Rafael Martos Sánchez tendrá ocasión de revalidar los pergaminos de una trayectoria iniciada en 1962 en la que acumula 335 Discos de Oro, 50 Discos de Platino y hasta un Disco de Uranio, además de una estelar presencia en escenarios de la envergadura del Carnegie Hall, el Radio City Music Hall, el Madison Square Garden de Nueva York, o el Olympia parisino.

"Lo que hago en 'Victoria' es un concierto muy vibrante, muy fuerte, sin falsos momentos y donde no hay grabaciones que ayuden. Esto es del verbo cantar: Yo canto, tú cantas. él canta. Pues eso y sobre todo con un repertorio impresionante porque si yo tengo algo, es un repertorio impresionante, tanto las de antes como las del medio como las de ahora", se ufana y promete.

Capaz de fundamentar con claridad y sencillez el espíritu de su faena, el intérprete razona: "Yo no podría vivir sin estar en lo mío y lo mío es cantar y con la gente delante".

"O sea -abunda Raphael sin perder una amable sonrisa- a mí no me gusta esconderme a través de los discos ni de nada. A mí me gusta estar en persona, tú a tú con un público que abarca cinco generaciones porque evidentemente me ve desde gente muy joven a gente muy mayor".

Tan agradecido por la situación como capaz de naturalizarla por establecida, el creador aporta: "La verdad es que es una suerte poder cantar para cinco generaciones porque normalmente nosotros los artistas actuamos únicamente para la gente de nuestra generación, pero a mí se me ha ido la mano y se han pegado a ella otras cuatro generaciones detrás".

Télam: ¿A qué atribuye esa posibilidad de haber atravesado las generaciones con sus canciones?

Raphael: A que el público es el que manda y así me han recomendado familias a sus hijos y a sus nietos. "Vete a verlo, vete a verlo" y bueno, al ir a verme ellos siguen continuando la costumbre y así hay gente que me sigue por ciudades también y hacen turismo conmigo de aliciente. Y esta relación con los públicos es muy digno de estudio de verdad, porque a mí también me parece increíble que esto dure tanto.

T: Porque además es un lazo que no reconoce fronteras...

R: Tal cual. Yo no he encontrado en mi vida, un público hostil. Siempre ha sido un público muy entusiasta en cualquiera de los países.

T: ¿A qué atribuye ese tipo de vínculo?

R: Pues hay un poco de todo, pero yo lo atribuiría más que nada a la pasión que yo le pongo a mis cosas y eso el público lo nota y le gusta que uno sea apasionado por su trabajo porque en definitiva la gente va a recibir esa pasión a través de del escenario y gusta de las cosas bien hechas. Y yo trato de complacerles.

T: ¿Cuál sería el secreto de esa vigencia y de mantener esa voz?

R: A la voz, la verdad es que no la descuido que no es lo mismo que cuidarla. Por supuesto que no tomo bebida frías, no fumo, no bebo y procuro llevar una vida sana. Y bueno, esas cosas funcionan como prevención y bien dicen que prevenir es mejor que curar.

T: ¿Y esas son decisiones que tienen ver con tu deseo de seguir actuando y poder seguir estando en vigencia?

R: Claro. Porque en mí no cabe eso de retirarse y esas cosas. Yo voy a estar hasta que Dios quiera. Hasta que Dios y el público quieran.

T: ¿Qué te ocurre cuando prestigiosos colegas contemporáneos tuyos deciden dejar de cantar?

R: A cada uno le gusta vivir la vida que quiere vivir. Y a mí la vida que me gusta es esta.

T: ¿Qué te da el escenario?

R: A mí el escenario me da la vida, la vida ¿te parece poco?

T: ¿Qué ha significado la película "Mi gran noche", de Álex de la Iglesia, que marcó tu regreso al cine y te permitió conectar con mucha más gente?

R: El cine me encanta y estoy pensando en hacer más películas pero los tiempos son complicados porque siempre estoy con conciertos. Pero claro que es un gran lugar. Yo tuve la suerte de rodar con Mario Camus ("Al ponerse el sol", de 1967) y mucho con Vicente Escrivá ("El golfo", "El ángel" y "Sin un adiós", entre 1968 y 1970) hasta llegar a Álex.

T: ¿Alguna vez pareció que el actor le ganaría la pulseada al músico?

R: No porque originalmente soy músico y cantante. Lo que pasa es que me gusta mucho también la comedia y poder interpretarla. Diría que soy el doctor Jekyll y Mister Hyde también (risas).

T: ¿Qué implica seguir hablando del amor en un mundo tan cambiante y tan violento?

R: Si no fuera por el amor, apaga y vámonos. Y, además, porque el mundo está como está es hay que seguir cantándole al amor y por el buen camino.

T: ¿El amor es un motor para vos también?

R: Claro, pero el amor de todas clases; el amor al prójimo o el amor entre amigos, el amor de la familia, el amor a tu trabajo es que es importantísimo y que en mi caso es el amor al público.

Publicado el Lunes, 19 Febrero 2024 17:20 Escrito por

El inusitado vuelo internacional dado por Slash, el icónico guitarrista de Guns ´N´ Roses; y el clima festivalero generado por Ciro y Los Persas, alimentado también por Las Pelotas y Las Pastillas del Abuelo, fueron los dos grandes hitos que definieron a la segunda y última jornada de la edición 24° del Cosquín Rock, que se realizó en el Aeródromo del Valle de Santa María de Punilla, en Córdoba.

Para cuando la medianoche había quedado bien atrás, la celebración se extendió con la cumbia de Damas Gratis, el set electrónico del DJ estadounidense Steve Aoki y la combativa actuación de Molotov; en tanto que más temprano el trap se sentó en la mesa de los grandes dentro de la historia del festival con los shows de Duki e Ysy A en el escenario Norte, uno de los dos principales de los seis montados en el predio.

Pero fue Ciro, un viejo conocedor de este encuentro musical, quien tuvo la llave que finalmente desató la algarabía generalizada que no se había notado en la jornada de apertura, más allá de algunas actuaciones memorables como la de Divididos, Lali, Skay o Babasónicos.

En las última horas de la tarde, el exLos Piojos apeló a su pulso festivalero para arrogarse un cetro que aún estaba vacante en esta edición. Y no es que haya puesto en marcha alguna estrategia que no sea conocida, pero el formidable frontman se mueve como pez en el agua en este tipo de acontecimientos y sabe sacar provecho de eso.

Una buena dosis de canciones de su antigua banda, como "Tan solo" y "Como Alí", entre otras; los hits cosechados en su etapa solista y el toque justo de sensiblería, desde melodías sencillas pero de ribetes épicos fueron las armas a las que apeló el artista.

Desde un sitial de jugador tan local como Las Pelotas -el grupo con asistencia perfecta en 24 años de historia del festival-, Ciro se adueñó una vez del escenario a sabiendas de que parte con ventaja en ese sentido.

Aunque este encuentro musical suele incluir en su grilla a artistas extranjeros, sin dudas, la presencia del guitarrista de Guns ´N´ Roses, cuando ya había llegado la noche, le dio otra entidad a este ítem dentro de este encuentro musical.

Acompañado por Myles Kenneedy and The Conspirators, Slash brindó una soberbia demostración de rock and roll, en la que mantuvo el espíritu de la famosa banda angelina, aunque tomó la suficiente distancia como para dejar en claro que la actual se trata de una propuesta diferente.

En ese plan, el hombre de la eterna galera sorprendió al no incluir ningún tema de Guns N' Roses, una decisión que permitió transitar todo su set con la sensación de estar ante un sonido familiar, aunque presente en composiciones absolutamente desconocidas.

A cambio, uno de los últimos héroes de la guitarra regaló un electrizante momento rockero, en cierto pasaje de su performance, con un sonido más reposado y maduro, aunque sin perder contundencia, respecto a su faceta más conocida; y en otro pasaje, un tanto más cercano al vértigo de la legendaria banda por la que alcanzó la popularidad.

El atrapante show, que se pudo apreciar con especial atención debido a esta decisión de no caer en un setlist obvio y reconocible, mostró a un Slash despojado de lucha de egos, sin necesidad de entrar en competencia escénico con otra figura.

En muchos de los pasajes del concierto la propuesta musical se asemejó al Van Halen en la época en que cantaba Sammy Haggar; y recién se emparentó con los Guns sobre el final, cuando algunas canciones tomaron mayor velocidad.

Pero Slash también mostró alguna diferencia respecto a su faceta guitarrística más reconocida, debido a que mantuvo el estilo "sucio" y el uso de distorsión, pero no abusó de los sonidos agudos.

Un gran acompañamiento encontró el guitarrista en el cantante Myles Kennedy, un vocalista que en sus tonos graves recordó a Axl Rose pero en la mayoría de los momentos evidenció un estilo similar al de Bruce Dickinson. Por su parte, The Conspirators, un trío de guitarra, bajo y batería, supo estar a la altura de la figura de la noche, sin perder de vista quién era el protagonista indiscutible.

Acaso esta mencionada ausencia de temas de Guns N´ Roses mantuvo a la audiencia atenta pero muchos menos efusiva que si hubieran sonado clásicos, lo cual no alcanzó para igualar el clima festivalero instaurado un rato antes por Ciro y Los Persas.

Pero si, como se dijo antes, el exLos Piojos fue quien finalmente levantó al público, un poco más temprano, Las Pastillas del Abuelo encendió la mecha con su cada vez más estilizado cancionero de barrial poética.

El espíritu festivalero se extendió hasta la medianoche con Las Pelotas, que a pesar de algunas evidentes fallas técnicas, redondeó una muy buena actuación, basada en sus clásicos, que sonaron con una exquisita prolijidad hasta que sobre el final se dejaron de lado las formas con el recuerdo a Sumo a través de "No tan distintos" y "El ojo blindado", con Piti Fernández de Las Pastillas del Abuelo y Fernando Ruíz Díaz de Catupecu Machu como invitados, respectivamente.

Mientras Ciro concentraba en el escenario Sur la atención de gran parte de los poco más de 45 mil asistentes, según cifras oficiales, en el Norte, al otro extremo del predio, Los Caligaris montaba su personal celebración de carnaval, con su música festivas y show circense.

Poco antes, en ese mismo escenario la mexicana Snow Tha Product, conocida por acompañar a Bizarrap en una de sus famosas sesiones, debutaba en nuestro país con un interesante show de rap.

Aunque la artista no mostró mucha innovación desde lo visual, con la inclusión del consabido cuerpo de baile con chicas ligeras de ropa; desde lo sonoro desplegó un rap atravesado por el reguetón y el dance hall, entre otros ritmos.

En tanto, en el escenario Montaña, la tarde transcurrió entre el rock cancionero de Estelares; el divertido set de El Kuelgue, con su humor absurdo de libre asociación y sus melodías cool; y la energía y distorsión sonora de Catupecu Machu.

Hacia media tarde, el escenario Norte fue el sitio de los nuevos sonidos urbanos, con Neo Pistea en un estilo más purista, y, más tarde, con Milo J y su cruce con otras vertientes, incluso folclóricas.

Hacia la noche, esta tendencia mostró dos de sus cartas más fuertes: Duki, acaso el artista más convocante de esa escena; e Ysy A, el joven que provoca literalmente temblores en cada presentación.

Y aunque es verdad que el trap ya se instaló en el Cosquín Rock y ocupa horarios y escenarios centrales, aún debe hacer pie ante la gran oferta de shows que se dan en simultáneo.

La jornada de cierre del Cosquín también tuvo atracciones como Usted Señalemelo, Mimi Maura, Dancing Mood, Cruzando el Charco y El Bordo.

El broche de oro lo pusieron la cumbia de Damas Gratis, el set electrónico de Steve Aoki y los mexicanos de Molotov.

Con más de cien artistas entre las dos jornadas, repartidos en seis escenarios, y ante una concurrencia general que se acercó a las cien mil personas, pasó otra edición del festival más tradicional y federal que se realiza en nuestro país, con grandes momentos artísticos que siguen sumando a su largo historial.

Publicado el Lunes, 12 Febrero 2024 12:38 Escrito por

El artista dominicano Juan Luis Guerra regresó anoche a su país, donde no actuaba desde antes de la pandemia, para encabezar un multitudinario concierto en el que celebró cuatro décadas de trayectoria, con invitados especiales.

El músico y compositor, de 66 años, reunió a más de 50.000 personas en el Estadio Olímpico de Santo Domingo como parte del tour “Entre Mar y Palmeras”, y sumó en la presentación las participaciones del colombiano Fonseca, Melybel, Adalgisa Pantaleón, Alex Ferreira, Vicente García y los hermanos Rosario, entre otras.

Junto a su banda la 4.40 integrada por una docena de instrumentistas, Guerra desplegó el popular repertorio con su firma que recorre merengue, bachata, salsa y baladas.

En esa clave, se escucharon piezas que son íconos de su trayectoria, como “Burbujas de amor”, “La llave de mi corazón”, “Si tú me quieres”, “El Niágara en bicicleta”, “Ojalá que llueva café”, “El costo de la vida” y “Bachata rosa”.

Publicado el Domingo, 11 Febrero 2024 13:22 Escrito por

Antes de su presentación en el Cosquín Rock, el icónico músico británico Slash intervino anoche en el Movistar Arena con una clase magistral de rock & roll y, sin la obligación de tener que apelar al repertorio de Guns n’ Roses, se retiró ovacionado tras desplegar sobre el escenario un arsenal de recursos que acreditan su vigencia como héroe de la guitarra.

Luego de cinco años de espera, el público argentino se reencontró finalmente con el mito viviente que, junto al carismático cantante Myles Kennedy y el afilado súper grupo The Conspirators, arrollaron durante dos horas con una lista de canciones basada en sus cuatro discos de estudio.

El repaso selectivo de “Apocalyptic Love” (2012), “World on Fire” (2014), “Living The Dream” (2018) y “4” (2022) convivió en paz con otras joyas rockeras impolutas como “Always on the run” de Lenny Kravitz y “Rocket Man” de Elton John.

Mientras afuera reinaba la humedad de otro verano casi tropical, adentro gobernaba la puntualidad y el profesionalismo de un grupo que asomó puntilloso a escena apenas cumplidas las 21.

El sepulcral respeto del público fue mermando durante las dos horas y recién promediando el final las miles de personas que colmaron el microestadio de Villa Crespo soltaron la timidez para coronar la experiencia con ovaciones y aplausos de pie.

Con los primeros acordes de “The River Rising”, Slash, Kennedy, Brent Fitz (batería), Todd Kerns (bajo y voz) y Frank Sidoris (guitarra rítmica) comenzaron a derretir el hielo para cumplir con la alta demanda de un público que proyectaba una expectativa sostenida por la estela de sus visitas anteriores.

Para no ofender a nadie, el músico que tiene su espacio ganado en el Salón de la Fama del Rock & Roll incluyó en la lista “Don’t Damn Me” del celebrado álbum de Guns n’ Roses “Use For Illusion” y una de Slash’s Snakepit, el proyecto alternativo que armó en 1994 con sus excompañeros Duff McKagan, Matt Sorum y Gilby Clarke y que rememoró con “Speed Parade”.

Luciendo su distintiva galera, un pantalón de cuero rasgado y una remera de Led Zeppelin, Slash celebró su historia compartida junto a Myles Kennedy y The Conspirators con un dejo de nostalgia al interpretar “Starlight”, una de las primeras canciones que lanzaron en 2011, para luego seguir con otro clásico como “Halo”, del primer álbum editado en 2012.

Tampoco faltaron en la lista otras como “Too Far Gone”, “C’est La Vie”, “Spirit Love”, “Wicked Stone”, “April Fool” y “Fill My World” y mucho menos momentos de alta intensidad con pasajes interminables de destreza técnica.

En uno de esos momentos explosivos que contribuyó a levantar a la platea y a terminar de enloquecer a las primeras filas del campo, Slash rompió una cuerda pero jamás detuvo su marcha por el mástil y cambió rápidamente de guitarra para seguir como si nada.

El músico nacido en 1965 en Londres bajo el nombre de Saul Hudson usó casi exclusivamente el micrófono como medio para alterar los sonidos de su instrumento con un “talkbox” y sólo se dirigió al público para regalarle un insulto cariñoso después de que corearan su nombre y para engrandecer el aporte de Kennedy.

"Quisieramos no tener que irnos. Es un sueño", intervino el virtuoso vocalista asumiendo la voz cantante de la banda y dejando en claro que hace rato que estaban esperando recalar en Argentina en el marco de esta extensa gira del "Rest of The World" por la que agendaron 40 presentaciones en màs de 15 países en ciudades de Sudamérica, Oceanía, Asia y Europa durante tres meses.

Antes del primer amague de final, sonaron con fuerza “Dr. Alibi”, “You ‘re a Lie” y “World on Fire” y tras dejar brevemente el escenario regresaron con el protagonista sentado detrás de un ‘pedal steel”, el cantante acompañando en guitarra y con el baterista detrás de los teclados para interpretar el clásico de Elton John antes del encendido epílogo rockero de “Anastasia” y el saludo definitivo.

El paso de “Slash feat. Myles Kennedy & The Conspirators” por Argentina tendrá un segundo capítulo el próximo domingo en Córdoba en la segunda jornada del Cosquín Rock que también animarán artistas internacionales como Steve Aoki y estrellas locales como Duki.

Con su presencia destacada en la grilla del clásico encuentro musical rockero, Slash convivirá con una importante oferta orientada a los seguidores de los llamados nuevos géneros urbanos como Dillom, YSY A y Milo J, del pop vernáculo como Lali y Miranda! y los clásicos rockeros de Babasónicos, Ciro y Los Persas y Divididos, entre otros.

Publicado el Sábado, 10 Febrero 2024 13:31 Escrito por
Página 1 de 56

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Archivos de programas