Sábado, 13 Abril 2024

Fernando Pastor: el nieto de un ministro de Perón y eminencia en cardiología que atendió a Maradona

Publicado el Martes, 02 Abril 2024 19:08 Escrito por Calle Angosta con material de Telefé Noticias

El prestigioso medio de impacto nacional TELEFE publicó en el día de hoy una nota que tiene de protagonista al profesional de la salud Fernando Pastor. En la misma se destacan aspectos de su vida y su familia que son dignos de conocer. Como el protagonista es un destacado y reconocido profesional de Villa Mercedes, Calle Angosta reproduce la nota para todos sus lectores.

Pocos argentinos pueden haber estado relacionados directa o indirectamente con íconos populares, como Juan Domingo Perón, Diego Armando Maradona y hasta José de San Martín. El Dr. Fernando Pastor, eminencia en cardiología intervencionista, cumple todos los requisitos.

El cardioangiólogo intervencionista Fernando Pastor (MN 92.906 y MP 884) se dedica a efectuar procedimientos percutáneos (a través de las arterias y venas) con técnicas y aparatología de última generación para tratar diferentes afecciones cardíacas.

En enero de 2000, cuando Diego Maradona protagonizó el primer episodio cardiovascular grave, mientras vacacionaba en la ciudad de Punta del Este, fue traslado a la Clínica Sacre Coeur, de Buenos Aires, en donde el Dr. Pastor estaba haciendo la residencia en hemodinamia.

“Tuve la suerte de estudiarlo por cateterismo, de asistirlo en el posoperatorio y de interactuar con él durante los cinco días de internación”, recuerda con emoción.

De todo el procedimiento, Pastor pudo participar merced al gesto del jefe de servicio de hemodinamia y cardiología intervencionista, Dr. Marcelo Pettinari, quien también le permitió observar la histórica fractura del tobillo izquierdo, provocada en 1983 por el defensor de Athletic Bilbao, Andoni Goicoechea, cuando El Diez vestía la camiseta del Barcelona.

No era la primera vez que Pastor interactuaba con el padre de Dalma y Gianinna. Dado que un tiempo antes, se lo había cruzado en el interior de la misma clínica porteña. “Yo bajaba del ascensor y al abrirse la puerta, veo un brazo con el Che Guevara tatuado, una camiseta de básquet azul y un pantalón corto del mismo color. Descubrí que era Diego y venía a ver a su madre, que estaba internada. Al verlo, quedé paralizado, porque Maradona era mi ídolo. Por eso, agradezco tanto a mi carrera, al lugar y al momento, porque abrí la puerta y lo vi. Diego disparó: ‘¿Qué haces tordo? ¿No me tomás la presión?’. Por cierto, al cumplir con su pedido, me temblaron las manos. ‘¿Estás nervioso?’, preguntó el Diez. ‘Imaginate Diego, te estoy tomando la presión’, le respondí. Ya habíamos ganado el Campeonato Mundial de Fútbol, era una cosa de locos”, confiesa el médico lamentándose que no pudo obtener una fotografía.

Indirectamente, el cardioangiólogo intervencionista estuvo relacionado con otro personaje de la historia nacional: Juan Domingo Perón. “Porque mi abuelo paterno, Fernando Eufemio Pastor, fue ministro de Minería durante la presidencia de Perón. Mi abuelo, que es español, originario de La Roca de la Sierra, en la provincia de Badajoz (existen calles que llevan su nombre en el ayuntamiento), trabajó con la minería y tuvo yacimientos esparcidos en La Rioja, Córdoba y San Luis”, destaca.

El Dr. Pastor, por parte de sus ancestros, también tiene una relación lejana con el Padre de la Patria. “El general José de San Martín pernoctó tres noches en la casa de mi tatarabuelo Silvera (abuelo de mi abuelo materno Francisco) en la casa de la localidad de San José del Morro”, asegura el galeno de 58 años.

El hecho histórico, que está registrado en publicaciones puntanas, sucedió el 14 de julio de 1818, cuando San Martín viajaba de Mendoza a Buenos Aires, junto a su esposa María de los Remedios de Escalada y a su ayudante de campo de origen inglés, el general Juan Thomod O’Brien. Al pasar por la provincia de San Luis, el eje del carruaje se rompió. San Martín pidió ayuda al gobernador Vicente Dupuy. Pero como debía esperar una nueva diligencia, los pasajeros tuvieron que alojarse en la propiedad de mi tatarabuelo, acota Pastor.

Hijo de mineros, puntano adoptivo

Aunque nació y vivió hasta los 6 años en la ciudad cordobesa de Villa Dolores, Fernando Pastor afirma: “Me siento más sanluiseño que cordobés”. Porque luego su familia se mudó a La Toma, localidad puntana de unos nueve mil habitantes, cuya principal fuente de ingresos es la explotación minera. “Mi padre Fernando y mi tío Alberto tenían un yacimiento de tungsteno, elemento constitutivo del acero, que exportaban al exterior”, cuenta el médico que de niño durante las vacaciones solía bajar a las minas e interactuar con los hijos de unas cien familias que vivían allí.   

Al egresar de la escuela primaria, en La Toma, y la secundaria, en Villa Mercedes, el doctor Fernando Pastor decidió irse a estudiar medicina a la Universidad Nacional de Córdoba“En el momento de elegir la carrera, me inspiré en mi abuelo materno Humberto Silvera, destacado docente de la localidad de El Morro, que escribió el libro “La cautiva”, basado en la historia de Tiburcia Escudero, una mujer que había sido raptada por los indios Ranqueles. Pero llegó a escaparse tres veces de las manos del cacique. Al año que inicié los estudios universitarios, mi abuelo fue operado del corazón en un hospital cordobés. El post operatorio fue muy tortuoso, traumático y, sobre todo, con una mala evolución. Él, junto a mi abuela, paraban en mi departamento. Por ende, asistí a ese sufrimiento. De ahí vino mi reafirmación a la especialidad que elegí”, afirma el médico que se recibió en 1994.

Medicina, carrera inspirada en su abuelo

Después de efectuar guardias en hospitales y clínicas de La Docta, viajó a Buenos Aires para rendir las residencias, primero, en Mar del Plata y, luego en el Hospital Naval y el Instituto Sacre Couer, de CABA. En este último centro estuvo seis años. Aprovechó parte de esa etapa para cursar la especialidad de Cardiología en la UCA.    

Como su objetivo central era volver a San Luis y poner en práctica toda su experiencia en la provincia, aceptó la propuesta de un amigo, con una condición: prestar servicio de hemodinamista en la capital por un breve lapso. Al poco tiempo, se instaló en Villa Mercedes. “Fue en 2001, año en que había hipotecado la casa, a través de mi padre, para poder sacar un crédito y comprar el equipo de hemodinamia. Me dieron el crédito, pero me agarró el corralito. Fue un esfuerzo enorme, había vendido hasta el auto”, rememora comentando que, en forma periódica, viajaba en su auto hasta CABA para atender también a pacientes en el Sacre Couer.

Pese a las adversidades que se le iban presentando, el doctor Pastor jamás pensó en claudicar y tirar todo por la borda. Con perseverancia, templanza y la convicción de estar haciendo algo útil para la comunidad, gestó el servicio de hemodinamia en el Instituto Cardiovascular Cuyo, del que es director médico y jefe de servicio desde 2002. “Es una institución concebida y creada con el propósito de educar, prevenir y tratar patologías cardiovasculares potencialmente reversibles”, Fernando Pastor.

En 2009, el facultativo tuvo la posibilidad de viajar a California y conocer la labor de la clínica Anaheim Medical Center. Sus directivos lo tentaron para que se sumase a la plantilla. “Me encandiló la tecnología, la disponibilidad de recursos, los materiales, la logística y la metodología de trabajo. Pero opté por regresar a Villa Mercedes. Fundamentalmente, para abocarme a mi familia -está casado y es padre de Juan Albano, María Emilia y Juan Mauricio- y a la atención de pacientes en el ICC, que deben someterse a un procedimiento de angioplastia o la regeneración celular hiperbárica o contrapulsación externa, tratamiento cardiovascular de última generación, de la que somos pioneros”, concluye Pastor.  

Fuente: https://noticias.mitelefe.com/actualidad/el-nieto-de-un-ministro-de-peron-que-atendio-a-maradona-y-es-una-eminencia-en-cardiologia-intervencionista/ 

Visto 326 veces

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Archivos de programas