Sábado, 25 Mayo 2024

Lo que Diputados nos dejó

Publicado el Miércoles, 01 Mayo 2024 12:06 Escrito por

Un poco tomando la idea del título de la novela “Lo que el viento se llevó”, es la sensación que creo nos dejó a muchos la maratónica sesión de diputados que empezó este pasado martes 29 de abril y culminó ayer 30 de abril del corriente año. En la cual se trató el proyecto de Ley Bases presentada por el Poder Ejecutivo.

Recordemos que este proyecto de ley ha ido sufriendo modificaciones desde que el Ejecutivo la propuso, allá por el 27 de diciembre de 2023. Ese primer proyecto contaba con 664 artículos, planteaba reformas en diversos temas: emergencia económica, reorganización administrativa, seguridad y defensa, justicia, interior, ambiente, turismo y deporte, capital humano, salud pública e infraestructura y servicios.

También este proyecto de ley ratificaba el DNU 70/2023, anunciado y publicado por el gobierno el 20 de diciembre de 2023.

El cual contiene delegaciones legislativas al Poder Ejecutivo nacional de emergencia pública en materia económica, financiera, fiscal, social, previsional, de seguridad, defensa, tarifaria, energética, sanitaria y social.

El mismo fue tratado en diputados obtuvo media sanción en diputados en lo general. Luego en el mismo mes de febrero cuando se lo trató nuevamente, pero de manera desglosada, artículo por artículo, el proyecto volvió a foja cero, a pedido del presidente, en vista que no lo le aprobaban su ley tal cual él quería.

En eso momento el presidente considero y los trató de traidores a varios de sus diputados aliados, como el espacio de la UCR, a Hacemos Coalición Federal y a Carolina Píparo representante de su espacio, debido a que estos le habían votado en contra algunos de sus artículos.

Previo a ser tratado este proyecto, en enero de 2024 ya había sufrido algunas modificaciones, debido tanto al rechazo del DNU, como al propio proyecto de Ley.

El 30 de abril de 2024 la Ley Bases, obtuvo media sanción. Es una versión mucho más acotada de la inicial, pasó de 664 artículos, a tener 279.

Contiene una desregulación económica y administrativa, cambios en el manejo de los fondos fiduciarios, ajustes en el empleo público, reforma laboral, la incorporación del Régimen de incentivo para grandes inversiones (RIGI) y la eliminación de la moratoria previsional.

Lo cierto es que después de cuatro meses de gobierno, el presidente obtuvo su primer logro político.

Este logro político tiene muchas aristas. Retomando el título de esta nota, y teniendo en cuenta diversos sucesos en estos cuatro meses de gobierno mileista. Por un lado, las formas del presidente de comunicar, de expresarse frente al que opina distinto, los modos en gestionar el disenso y también el consenso. Lo que él entiende por acuerdos y consensos. Su afrenta constante a lo público, el ataque al Estado. Ese Estado que dice que es una organización criminal, pero que, él preside.

Por otro lado, una ciudadanía muy cansada pidiendo cambios, pero también diciéndole a este presidente y a la clase política en distintas manifestaciones en la calle, qué quiere.

Recordemos que desde que empezó el gobierno de Milei, prácticamente ha tenido una manifestación por mes, y todas bastante masivas. Principalmente la última, en la cual la ciudadanía de distintos sectores sociales e ideológicos se unió en defensa de la educación publica, de las universidades públicas y en defensa del sistema científico del país. Frente al desfinanciamiento y al repudio de la educación publica y a todo lo público por parte del presidente.

Entonces, uno puede observar que, muchos de sus votantes a pesar de aun mantener su apoyo hacia él, no le han dado un cheque en blanco para que haga lo quiera. Al contrario, le impone límites. En la calle, manifestándose y defendiendo junto a los otros también sus derechos a la educación pública.

Pero también, la ciudadanía le exige a la clase política, no sólo al oficialismo, sino a toda la clase política capacidad de escucha, que entiendan sus demandas.

Hoy parecería que no solo la grieta es entre los que están con el gobierno y los que no. Da más la sensación de que la grieta es, entre la ciudadanía y clase política. Se Percibe una desconexión total entre la clase política toda y la gente.

Con esto me refiero, a que lo que se aprobó ayer, si bien con media sanción, aún falta que pase por la Cámara de Senadores, mucho de eso que se aprobó está muy en contra de lo que la gente demanda.

Como bien lo mencionó hace unos días el gobierno, en el Foro de Llao Llao, frente a su círculo rojo de empresarios, a los que trató de héroes por fugar plata. Por su capacidad de burlar al Estado, es un guiño para ellos.

Baja de exenciones impositiva a grandes inversiones, principalmente a inversiones relacionadas con la matriz extractiva, es decir, tierra, minerales, agua. La cual por un lado favorece inversiones, el tema es que los beneficios para el país se desdibujan. Quedando en una situación regresiva a la época colonial.  Blanqueo de capitales, sin importar la procedencia del dinero. Una reforma laboral que no hace más que acentuar la precarización y la informalidad de los trabajadores.

Una reforma previsional que principalmente afecta a las mujeres, primero con la elevación de la edad jubilatoria a 65 años y segundo con la eliminación de la moratoria. La cual, le va a impedir a la gran mayoría de las mujeres poder acceder a una jubilación. Si podremos acceder a una especie de renta universal, una asistencia, más o menos eso sería, pero sólo cubriría el 80 por ciento, de una jubilación mínima.

Precisamente por la imposibilidad de muchas de nosotras, de acceder a trabajos formales, a trabajos calificados, por dedicar mucho más tiempo a tareas de cuidado que los hombres, en fin, si bien ya había feminización de la pobreza, ahora entraremos a mayor precarizaron fémina de la pobreza.

Entonces, uno mira el resultado de la votación, escucha las intervenciones de los diputados de los diferentes espacios y sus correspondientes votos y se pregunta ¿esto era lo que la ciudadanía estaba pidiendo?

Concluyo, después de haber seguido y analizado la votación y también de reconocer la necesidad de cambios en muchas cosas, que lo que nos dejó ayer la sesión de diputados fue: decepción. Sentir la desconexión de la política con la gente.

Por supuesto, es una noticia en desarrollo, aún queda que pase por senadores. Sin olvidar que, aún tenemos el DNU 70/2023 vigente, porque falta todavía el rechazo de diputados. Recordemos que para que un DNU pierda vigencia, debe ser rechazado por ambas Cámaras.

Pero lo peor de todo esto, es que no tenemos una clase política a la altura de las circunstancias, si tenemos un pueblo que nunca se rindió ante las adversidades y crisis. Que siempre salió a luchar y a defender sus derechos y que seguramente lo hará ahora nuevamente. No porque las instituciones de la democracia no sirvan, lo que está en clave de cuestionamiento no son ellas, son las personas que habitan esas instituciones.

Porque también hay que tener en cuenta que, de hecho, están funcionando estas instituciones. Están aprobando o vetando, lo que no están haciendo es conectar demandas ciudadanas, necesidades de la gente con sus acciones.

La gente está reclamando ser escuchada, no está en contra de la democracia ni de sus instituciones. Quiere un Congreso que funcione, una justicia que funcione, pero que escuche y que resuelva.

Ojalá, la clase política empiece a pensar quien les permitió llegar ahí. Que se dé cuenta que fue el pueblo, mediante su voto y empiece a responder por esta ciudadanía que los eligió para que los represente.

 

 

Visto 503 veces
Claudia Lobato

Politóloga - Licenciada en Ciencias Políticas

UNTREF - ULP

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Archivos de programas